Pachyseris Rugosa

Nombre científico: Pachyseris rugosa
Nombre común en inglés: Elephant skin coral
Nombre común en español: Coral piel de elefante
Familia: Agariciidae
Origen: Indo Pacífico
Parámetros ideales:
Salinidad: 1023 a 1025
Temperatura: 23 a 26º C
Calcio: 400 a 450 ppm
Alcalinidad: 8 a 12 dKH
Magnesio:1200 a 1350
Estroncio:8 a 10
PH: 8.10 a 8.40
Información, cuidados y curiosidades: El coral Pachyseris rugosa fue descrito por Lamarck en 1801. Este coral ha sido propagado en cautiverio. Actualmente los géneros Pachyseris y Pavona son los únicos comercializados de la familia Agariciidae.

Este coral puede encontrarse desde el Mar Rojo a las islas Marshall, Samoa y Micronesia. También en la Gran Barrera de Arrecifes y las islas Houtman Abrolhos de Australia.

Puede vivir en aguas profundas y áreas someras con agua turbia. Habitan las laderas de los arrecifes, canales de corrientes y lagunas someras. Viven en grandes colonias que forman montículos de más de 8 m a través de las áreas más someras, y colonias más pequeñas a través de su territorio. Pueden ser encontrados a más de 40 m de profundidad. Estos corales utilizan los nutrientes en el agua, las zooxantelas en sus tejidos para nutrirse y también pueden usar una red de mucosidad para capturar pequeñas partículas.

El nombre común de este coral proviene de su superficie de apariencia arrugada, similar a la piel del elefante. Crece formando platos bifaciales que generalmente son verticales, contorsionados e irregulares. La superficie de su esqueleto es irregular y parece que está ondulado, con surcos profundos y valles que se tuercen y retuercen. Tiene un tejido muy delgado que recubre su esqueleto, el cual puede ser azul grisáceo o café. Bajo iluminación intensa, puede tornarse de color café verdoso fluorescente. No se sabe cuánto tiempo puede llegar a vivir.

El género Pachyseris únicamente se recomienda a acuaristas avanzados o expertos debido a sus estrictos requerimientos. Necesitan muchos nutrientes, aunque al mismo tiempo necesitan una calidad de agua casi perfecta. Aprecian la iluminación intensa y una corriente de agua fuerte. Son de crecimiento lento y, si la calidad del agua no es perfecta, se deteriorarán rápidamente. Son propensos a varias enfermedades y padecimientos, y no toleran los tratamientos clásicos para tratar a los corales enfermos. Los ejemplares propagados en cautiverio son ligeramente más fáciles de mantener.

Este coral ha sido propagado en cautiverio, pero en cantidades limitadas debido a que sana muy lentamente y se estresa con mucha facilidad.

En la naturaleza, los corales LPS han desarrollado diversas estrategias para alimentarse. Tienen una relación simbiótica con las algas zooxantelas, de las cuales reciben parte de los nutrientes que necesitan. También capturan organismos planctónicos y partículas microscópicas de comida y absorben materia orgánica disuelta en la columna de agua. En cautiverio este coral principalmente utiliza sus zooxantelas para nutrirse, y también puede usar la red que forma con mucosidad para capturar presas. Alimentarlo directamente no lo beneficiará, pero la corriente de agua adecuada lo ayudará a obtener su alimento.

Necesita estar en un acuario perfectamente maduro y establecido, con muchas rocas vivas, cama de arena y unos peces que le proporcionen materia orgánica disuelta. Estos corales crecen lentamente y pueden sucumbir a las enfermedades.

El género Pachyseris generalmente es pacífico debido a que carecen de tentáculos. Pueden estar perfectamente en un acuario con otros corales SPS, pero sufrirán si el acuario está superpoblado. Deben ser mantenidos lejos de otros corales.

Este género tiende a ser el primero en blanquearse en el Océano, lo que indica su sensibilidad a las condiciones del agua. Son propensos a la Enfermedad de la Banda Blanca y aplicar el tratamiento en el agua no es conveniente. Lo ideal es aplicar el antibiótico directamente sobre el coral. Si las condiciones del agua no son mantenidas perfectamente, este coral se deteriorará rápidamente.

Crece muy lento y no posee pólipos que puedan advertirnos en caso de enfermedad. La única manera de saber si está sano es observar si presenta degeneración de tejido. Si el coral tiene cualquier tipo de recesión de tejido, puede salvarse cortando el tejido sano justo después del tejido deteriorado. Esto ayuda a evitar que la degeneración no se extienda al tejido sano. Si en el acuario hay cianobacterias o algas, mantener la corriente de agua fuerte ayudará a evitar que colonicen este coral.

Fuentes del artículo:

Animal world

Origen de la imagen:

http://www.bostonreefers.org

 Colaboración de:

Jessica Romero Saldivar (AtOmIcFaRt)

Newsletter

RECIBE PROMOCIONES ESPECIALES

Copyright © 2020 Alfaquarium. Todos los derechos reservados.