Macropharyngodon Moyeri

Nombre científico: Macropharyngodon moyeri
Nombre común en inglés: Leopard wrasse
Nombre común en español: Labrido leopardo
Familia: Labridae
Origen: Océano Pacífico
Parámetros ideales:
Salinidad: 1023 a 1025
Temperatura: 23 a 26º C
Calcio: 400 a 450 ppm
Alcalinidad: 8 a 12 dKH
Magnesio: 1200 a 1350
Estroncio: 8 a 10
PH: 8.10 a 8.40

Información, cuidados y curiosidades: El pez labrido leopardo Macropharyngodon moyeri fue descrito por Shepard y Meyer en 1978.

Es originario del noreste del Océano Índico y es endémico de Japón y Taiwán.

Vive en los alrededores de las rocas completamente cubiertas de algas, sobre el sustrato arenoso y a una profundidad que va de 7 a 17 m.

Se alimenta principalmente de invertebrados bénticos y se entierra en la arena para protegerse de los depredadores.

Su coloración corporal es blanco azulada y todas sus escamas tienen una línea de color rojo rosáceo. Su cabeza es de color naranja y tiene manchas de color amarillo. En los opérculos tiene un punto de color negro bordeado de verde, sus aletas ventral, anales, caudal y dorsal son de color verde con líneas tenues de color rojo y su aleta dorsal tiene el borde superior de color naranja.

Este pez puede llegar a medir alrededor de 12 cm.

Este pez es resistente y fácil de mantener en cautiverio. Se adapta y acostumbra rápidamente a vivir en el acuario y a los alimentos preparados. Generalmente no se considera un pez totalmente seguro para un acuario de arrecife. Aunque no molesta a los corales, se comerá los pequeños crustáceos, moluscos e invertebrados. Al ser juvenil es pacífico y está coloreado como las algas de su medio ambiente natural. Es algo tímido y se enterrará en la arena al primer signo de peligro.

A crecer y madurar se vuelve muy territorial, por lo que no debe ser mantenido junto a peces más pequeños que él, tímidos o tranquilos y sumisos.

 Necesita estar en un acuario grande con mucho espacio libre para nadar, muchas rocas vivas para esconderse y descansar y una cama de arena viva de al menos 4” de espesor.

Es carnívoro y en la naturaleza se alimenta principalmente de invertebrados bénticos. Al tener un gran apetito, en el acuario es fácil entrenarlo para que acepte de muy buena gana los alimentos preparados que le ofrezcamos. Hay que proporcionarle una variada dieta proteínica que incluya crustáceos pequeños, formulas y alimentos congelados como mysis, artemias enriquecidas, trozos de pescado crudo descongelado picados finamente e incluso alimento en hojuelas. Es muy tragón y necesita ser alimentado dos o tres veces al día.

En su medio ambiente natural los juveniles a veces pueden ser observados en grupo, pero los adultos son observados en solitario o formando pequeños grupos. Este pez puede mostrarse agresivo con peces de su mismo tamaño, por lo que debe ser mantenido con peces un poco más grandes que él. Hay que evitar mantenerlo con peces lentos o más pequeños, pues los acosará y es muy posible que se los coma.

Aunque se conoce muy poco acerca de la reproducción de este pez, se cree que, como los demás labridos, probablemente sea capaz de cambiar de sexo y que son desovadores pelágicos, liberando sus huevecillos y esperma en la columna de agua.

Este pez aún no ha sido propagado en cautiverio.

Fuentes del artículo:

Animal world y Fishbase

Origen de la imagen:

http://reefbuilders.com

Colaboración de:

Jessica Romero Saldivar (AtOmIcFaRt)

Newsletter

RECIBE PROMOCIONES ESPECIALES

Copyright © 2021 Alfaquarium. Todos los derechos reservados.