Dendronephthya Sp

Nombre científico: Dendronephthya sp
Nombre común en inglés: Carnation coral
Nombre común en español: Coral clavel
Familia: Nephtheidae
Origen: Indo Pacífico
Parámetros ideales:
Salinidad: 1023 a 1025
Temperatura: 23 a 26º C
Calcio: 400 a 450 ppm
Alcalinidad: 8 a 12 dKH
Magnesio: 1200 a 1350
Estroncio: 8 a 10
PH: 8.10 a 8.40

Información, cuidados y curiosidades: El género de corales Dendronephthya fue descrito por Kukenthal en 1905.

Existen alrededor de 250 especies, y algunas son D. Aurea, D. Gigantea, D. Hemprichii, D. Luzingeri y D. Rubeola.
Estos corales no han sido propagados en cautiverio todavía.

Son originarios del Indo Pacífico y el Mar Rojo.

Crecen en varias partes del arrecife. Pueden encontrarse de cabeza en cuevas y otras áreas protegidas del arrecife, aunque algunas especies también pueden encontrarse en áreas iluminadas por el sol. Se ubican en zonas con una corriente de agua fuerte y turbulenta que les proporcione una buena provisión de plancton. Este género de corales no poseen zooxantelas, pero tienden a inflarse por las noches para alimentarse, y se desinflan un poco durante el día.

Estos corales pueden tener un crecimiento arbóreo, en una forma fascicular, con haces y protuberancias. Tienen tallos verticales, con ramas que son agrupamientos poblados de pólipos en las puntas. Sus pólipos son autozooides, y no pueden retraerse. Los pólipos autozooides son aquellos cuya única función es alimentarse. Tienen un coenenchyma casi transparente con muchos y visibles sclerites. Los sclerites pueden extenderse más allá del tejido, especialmente cuando el coral está desinflado, que se cree puede ayudar al intercambio de agua, pero también para protección debido a las puntas filosas y delgadas que poseen.

Los sclerites son pequeños cuerpos de calcio que ayudan a soportar a los pólipos o al coral. Entre sus tallos y ramas tienen canales “gastrovasculares” que les permiten expeler el agua y colapsarse. Algunas especies pueden medir más de 1.8 m de altura y tener 1 m de diámetro.

Los corales del género Dendronephthya son los más fáciles de identificar de la familia Nephtheidae debido a sus brillantes colores. Estos colores pueden ser escandalosos rojos brillantes, púrpuras, rosas, verdes, naranjas blanquizcos y amarillos, o también combinaciones de estos colores. Algunas combinaciones incluyen tallos blancos con pólipos rojos y naranjas. O blanco con los pólipos amarillos, claros con sclerites blancos, visibles y los pólipos rosas, tallos amarillos con los pólipos rojos, tallos blancos con los pólipos rojos, o completamente verdes, amarillos, púrpuras y más.

Como es característico en los corales de la familia Nephtheidae, también pueden cambiar sus colores.

Estos corales son muy difíciles de mantener en cautiverio y solamente deben ser adquiridos por acuaristas expertos. Aunque son corales extremadamente atractivos, pocos sobreviven en cautiverio. Se recolectan fácilmente en la naturaleza, pero son muy delicados y no soportan el transporte. Los especímenes saludables que sobreviven el transporte son muy demandantes en cautiverio. Hay que asegurarse que el coral esté bien sujeto a una roca u otro objeto, pues es muy difícil sujetarlo a otra superficie. Cuando por las noches se infla puede duplicar su tamaño fácilmente, caerse y dañarse. Jamás debe ser expuesto al agua dulce cuando se repone la evaporación del acuario pues esto estresa aún más al coral.

Este coral necesita un acuario específico. Debido a que los corales Dendronephthya no poseen algas simbióticas zooxantelas, necesitan ingerir enormes cantidades de zooplancton y phytoplankton para sobrevivir. La calidad del agua se deteriora fácilmente debido a esto, lo que también daña al coral. También necesitan un movimiento de agua “perfecto”. En la naturaleza estos corales jamás viven en zonas con un movimiento de agua menor a 5 cm por segundo, pero también que no sea más rápido de 25 cm por segundo (Dahan y Benayahu, 1997).

En el libro “Book of Coral Propagation, Reef Gardening for Aquarists”, hay algunas sugerencias del autor Anthony Calfo. Hay que suspender el coral al revés, porque en la naturaleza esta es su posición y le beneficia. También necesita corriente de agua muy fuerte y turbulenta, o sus pólipos no se expandirán, por lo que tarde o temprano se desinflará y morirá. También necesita un goteo lento pero constante de zooplancton y phytoplankton. Hay que monitorear y variar frecuentemente las variedades de phytoplankton y zooplancton para saber cuáles son las que el coral prefiere. Peter Wilkens también menciona que hay que agitar los detritos del acuario para suplementar la alimentación del coral.

Estos corales liberan toxinas químicas para mantener a raya a los corales incrustantes, aunque también puede ser susceptible a las toxinas de otros corales. Los corales del género Dendronephthya necesitan un movimiento de agua tan fuerte que es extremadamente difícil mantener a otros corales en el mismo acuario. Verdaderamente necesitan un acuario específico.

No se sabe que presenten diferencias sexuales, pero las colonias pueden ser machos o hembras.

Estos corales se reproducen por brotes, fisión o desprendiéndose de ramas pequeñas. También producen pequeñas colonias mediante pequeñas “raíces” que pueden tener 200 Dendronephthya jóvenes, con 4 a 12 pólipos cada uno. Algunas especies liberan esperma y huevecillos todo el año.

Si el coral está bien y sobrevive más de 6 meses, puede intentarse la propagación, pero hay que hacerlo muy cuidadosamente. Puede ser propagado igual que el coral Capnella. La constricción es lo mejor, apretando muy lentamente una rama hasta que se desprenda por sí misma.

La manera más exitosa para adherir a alguna superficie el fragmento del coral es utilizar un palillo de dientes de plástico, para empalar el fragmento a través del centro de su tallo, bien lejos del punto de incisión para asegurarnos que no se desprenda o desgarre. Después de empalar el fragmento, hay que sujetar el palillo con el coral con ligas o cianoacrilato por ambos extremos al plug o a la roca viva. Esto mantiene el fragmento en su lugar, y le permite adherirse a la superficie naturalmente.

Los corales del género Dendronephthya son muy susceptibles al estrés producido por el transporte. Casi siempre se mueren de desnutrición, por la falta de corriente de agua y a la invasión de algas filamentosas, que no toleran. Estos corales, siendo conscientes, nunca deben ser comprados pues son demasiado delicados, demandantes y en el 99.99% de los casos no sobreviven.

Fuentes del artículo:

Animal world 

Origen de la imagen:

http://www.cs.brown.edu 

Colaboración de:

Jessica Romero Saldivar (AtOmIcFaRt)

Newsletter

RECIBE PROMOCIONES ESPECIALES

Copyright © 2020 Alfaquarium. Todos los derechos reservados.